Cómo hacer un archivo digital

Guía para La aventura de aprender
Portada de la guía LADA Cómo hacer un archivo digital
Portada de la guía LADA Cómo hacer un archivo digital

Antonio Lafuente nos contacto en 2019 para encargarnos una de las guías del programa La aventura de aprender que coordina. Nos propuso escribir sobre Cómo hacer un archivo digital. Nosotros enfocamos la guía como una recopilación de los aprendizajes que hemos ido destilando en nuestras actividades personales, en proyectos comunitarios y en nuestra práctica profesional.

Un archivo digital es una organización de documentos en formato digital. En esta guía contamos cómo los realizamos en Montera34, para qué los usamos y por qué nos parecen herramientas valiosas.

Descargar la guía (PDF, 4MB)

Reproducimos aquí la introducción, incluida en la Guía.

Introducción de la guía Cómo hacer un archivo digital

Captura de pantalla de una página web no encontrada
Uno de las páginas web que hemos revisitado para preparar esta guía, y que ya no están disponibles. Cuando visitamos el mapa de la especulación que hizo hace unos años la organización Ecologistas en acción nos encontramos con este error 404. Toda la información que contenía se perdió como lágrimas en la lluvia.

Si la memoria humana es mentirosa e infiel, la memoria digital es frágil y volátil. La información desaparece de la web: páginas web que cierran y con ellas todo su contenido desaparece, sitios web que cambian de dirección y extravían todo lo que contienen, servicios que cambian sus condiciones de uso y con el cambio todo lo que era abierto se vuelve exclusivo. Lo digital trajo un espejismo de archivo perfecto, de almacenamiento fácil, inmaterial y barato. Sin embargo los frecuentes errores 404 que encontramos cuando recorremos la web nos muestran su volatilidad.

En esta guía contamos cómo hacemos archivos digitales en Montera34, para qué los usamos y por qué nos parecen herramientas valiosas. En definitiva, queremos transmitir los aprendizajes que hemos ido destilando en nuestra actividad personal, en proyectos comunitarios y también en nuestra práctica profesional. Para ello vamos a basarnos en varios archivos que hemos realizado.En las conversaciones que hemos tenido para preparar esta guía nos preguntábamos cómo de específica debería ser, si teníamos que centrarnos más en los conceptos o en las soluciones concretas. Nos parece fundamental a la hora de enfrentarse a la creación de un archivo tener una base conceptual sólida: saber qué es y poder usar una taxonomía, conocer las diferencias entre una base de datos y un archivo, comprender la importancia de las licencias de contenido para definir las interacciones con el archivo… Al mismo tiempo no queremos quedarnos en ese nivel conceptual y que al acabar de leer la guía uno no sepa cómo ponerse a crear su primer archivo.

Captura de pantalla de killedbygoogle.com
Captura de pantalla de Killed by Google (https://killedbygoogle.com/), un cementerio de aplicaciones y servicios cerrados por Google.

Hablar de herramientas concretas tiene algunos problemas. ¿Quién no se ha encontrado leyendo una guía práctica basada en soluciones tecnológicas concretas y al ir a probar dichas soluciones el servicio en línea propuesto había cerrado, la página web ya no existía, o el proyectos de código no se había actualizado desde hacía años? En el ámbito tecnológico todo va muy rápido. Solo en el ecosistema de aplicaciones de Google han desaparecido casi 200 en los últimos 15 años, según Killed by Google, un archivo en formato cementerio en el que se pueden recorrer todas ellas. Además, colocar las herramientas en el centro nos conduce fácilmente a un solucionismo que deja fuera muchos aspectos a considerar para que la construcción del archivo salga adelante.Así que esta guía recorrerá los materiales y pasos necesarios para construir un archivo digital a un nivel conceptual. Sin embargo, para no permanecer todo el tiempo en un plano abstracto al que sea difícil hincarle el diente, veremos cómo hemos aterrizado nosotros estas ideas en los archivos que hemos llevado a cabo y qué herramientas concretas hemos usado, aunque no entraremos en cómo se usan. Hablaremos de los tipos de archivo digital que nos interesan y dejaremos fuera de esta guía deliberadamente el resto. Archivos robustos, que siguen ahí, aunque pasen los años, aunque la comunidad que estuvo un día detrás disminuya o pare su dedicación a mantenerlos; archivos que tienen en cuenta la privacidad de las personas que los construyen; archivos más colectivos que individuales, más distribuidos que centralizados. Archivos cuyo contenido está bajo una licencia que permite compartir libremente el conocimiento que atesoran, como Creative Commons License, Peer Production License u Open Data Commons Open Database License. Archivos que funcionan usando software libre.Nos limitaremos en esta guía a hablar sobre los archivos digitales o, mejor dicho, sobre los archivos digitalizados. Un archivo digital es una organización de documentos en formato digital. El archivo digital puede contener todo tipo de elementos (artículos de prensa, imágenes de hojas de árboles, canciones, entrevistas, por poner unos pocos ejemplos) que deben compartir clasificaciones comunes.A modo de ejemplo, las bibliotecas actuales son archivos de libros y otro tipo de documentos (CD, DVD, videojuegos) que tienen disponible en una página web un archivo digital asociado con todos esos documentos.Archivar es una forma de documentar y alma-cenar información sobre una realidad de forma sistemática. Los archivos constituyen un material precioso para poder contar nuestra propia historia. La historia siempre la han escrito los gana-dores, los mismos que gestionaban los archivos y dibujaban los mapas. Generar nuestro propio archivo digital nos da autonomía para clasificar la realidad con nuestras propias herramientas, según nuestros intereses, y compartirla a través de la web de modo sencillo y rápido.Los archivos digitales son una manera de combatir esa volatilidad digital que nos recuerdan los errores 404, pero sobre todo son herramientas muy útiles para documentar lo que hacemos, contarse, y también analizar y entender realidades complejas.

Versión extendida

Igual que en el caso de Blade Runner, una de las referencias que tuvimos siempre en la cabeza mientras escribíamos, de nuestra guía Cómo hacer un archivo digital hay varias versiones. Las guías de La aventura de aprender se publican en PDF y en la web. La versión en PDF tiene un formato bien definido, con limitaciones de espacio en cada sección. Para que nuestro texto entrase en formato tuvimos que hacer algunos descartes, reduciendo la primera versión que escribimos. Dejamos por aquí el enlace a la versión extendida, director’s cut, para que no se pierda como lágrimas en la lluvia.

En montera34 somos Pablo Rey Mazón, Alfonso Sánchez Uzábal.
Al menos que se diga lo contrario todo el contenido está publicado bajo licencia Creative Commons Reconocimiento Compartir Igual 4.0 Internacional, y el código bajo licencia GNU GPL3..